viernes, 1 de noviembre de 2013

LA CONSTANCIA DEL MENSAJE DE ESQUERRA

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) lo tiene claro desde hace mucho tiempo y así lo traslada en su mensaje: busca la independencia catalana y se presenta como un partido que defiende la justicia social. Independencia y estado social, un mensaje sólido que esta formación lleva defendiendo sin cambios ni virages desde hace más de diez años cuando dio el salto de ser un partido minoritario a socio de gobierno de la Generalitat. Hoy es otra vez el partido que sostiene al gobierno y el que mayor intención de voto atesora. Es la consecuencia de una constancia en el mensaje prácticamente inédita en el sistema de partidos español.    



Hace 14 años ERC era un partido minoritario. En las elecciones catalanas de 1999 consiguió 271.173 votos, el 8,67% del total. Era la cuarta formación política con 12 escaños en el Parlament. Cuatro años después pegó el gran salto. En 2003 consiguió 544.324 votos, el 16,5%, duplicando su resultado anterior y pasando a ser la tercera fuerza política. Desde entonces no ha perdido fuelle (excepto en 2010, cuando bajó al 7% con sólo 10 diputados tras salir de su experiencia en la Generalitat). En las elecciones catalanas de 2012, ERC alcanzó hasta ahora su mejor posición. Aunque con 498.124 votos, el 13,70%, consiguió menos que en 2003, fue suficiente para ser la segunda fuerza política catalana con 21 diputados. Pero el ascenso no se ha frenado todavía. Según una encuesta de GESOP publicada por El Periódico el pasado mes de octubre, ERC sería el partido más votado de Cataluña con entre 36 y 38 escaños, superando a CiU que conseguiría entre 31 y 32 escaños. Es el único partido en ascenso. ¿Por qué?

Según las últimas encuestas, más de la mitad de los catalanes está a favor de la independencia. ¿Es como consecuencia del impacto del mensaje de ERC? ¿Es consecuencia de otras variables? ¿Es una suma de varias circunstancias? Probablemente esto último. Sin embargo, este auge del sentimiento independentista está marcando la agenda política catalana pidiendo un referéndum sobre la continuidad de Cataluña en España, lo que ha llegado incluso a desafiar el actual marco normativo territorial español de una manera desconocida desde que Lluís Companys proclamó la república catalana en 1934. Todos los partidos catalanes han tenido que ajustar sus discursos y programas a esta nueva realidad, excepto ERC que ya lo incluía en su agenda, lo que, seguramente, le confiere a este partido una credibilidad independentista y nacionalista entre el electorado de la que carecen las demás fuerzas políticas.  

ERC es uno de los pocos partidos que ha mantenido la constancia en su mensaje, tanto en el gobierno como en la oposición. Ese mensaje es muy sencillo: quieren la independencia y un estado que defienda la justicia social. Nacionalismo y socialismo, los dos mensajes aparentemente contradictorios que ofrecían CiU y PSC se aúnan en ERC en una mezcla muy eficaz.


2003: España vs Cataluña

La vertiente nacionalista/independentista del mensaje de Esquerra ya se refería en 2003 a la presunta "explotación española" de las riquezas catalanas, lo que habría tenido como consecuencia una situación económica de Cataluña muy por detrás de sus posibilidades con respecto a lo que podría conseguir si fuera independiente. Es decir, hace una década ERC ya decía lo que el actual gobierno de CiU lleva diciendo desde hace pocos años y lo que ya es una percepción ampliamente compartida en la sociedad catalana. Es un mensaje sencillo y eficaz, que poco a poco y debido a su constancia, ha calado y ahora marca la agenda política.

Ese mensaje se veía reforzado por la presencia entonces del PP en el gobierno central. El mensaje nacionalista español del Gobierno de José María Aznar, muy eficaz para movilizar el voto en el interior del país, conseguía movilizar a su vez a sus contrarios en las regiones periféricas, poniendo en marcha una espiral de radicalización en las percepciones nacionalistas que, desde entonces, se han ido retroalimentando. ERC aprovechó esta circunstancia para movilizar así un voto de rechazo con el objetivo de capitalizarlo, lo que consiguió sobradamente si se observan los votos cosechados desde entonces.

A continuación dejo dos vídeos que son buenos ejemplos de esta identificación que hacía ERC de España=PP hace ya una década:
Espot de ERC en las elecciones municipales de 2003



Espot de ERC en las elecciones generales de 2004




La colaboración de ERC en el gobierno de la Generalitat entre 2003 y 2010, que coincidió prácticamente en el tiempo con un gobierno central socialista, no impidió que ERC siguiera insistiendo con su mensaje independentista. La presencia de presidentes socialistas en la Generalitat y en La Moncloa suavizaron bastante el conflicto centro-periferia en Cataluña, aunque no en el resto de España (por ejemplo en Madrid) debido a las resistencias por parte del PP al nuevo estatuto de autonomía de Cataluña promovido por el tripartito catalán (PSC, ICV y ERC) y tolerado por el Gobierno central de José Luis Rodríguez Zapatero. 

Es decir, en esa etapa ya no había oportunidad para ERC de movilizar a su electorado con un mensaje de defensa frente a un presunto "ataque" español a los intereses de Cataluña. Sin embargo, aún así ERC persistía en su mensaje en favor de la independencia, como demuestra este vídeo electoral de 2008:    





Después de las elecciones de 2011

La situación volvió a cambiar a partir de finales de 2011 con la abrumadora victoria electoral del PP y la crisis económica. Desde entonces ERC ha recuperado su discurso de conflicto España-Cataluña, al que ha añadido la dimensión social, muy demandada por la ciudadanía. Ahonda en la idea de que Cataluña sufre económicamente la "explotación" por parte de una España que le es hostil. Este mensaje es el mismo que hace una década y posiciona a ERC una vez más claramente a favor de la independencia, como lleva haciendo desde siempre. sin embargo, la diferencia es que esta vez presenta la independencia como una necesidad para el bienestar social de los catalanes.

Este mensaje, en el actual contexto demoscópico favorable a la independencia, sitúa a ERC en una situación mucho mejor con respecto a los partidos que tradicionalmente se han identificado fuera del discurso nacionalista, como el PP y el PSC. Pero a esto se une, además, la demanda de un mensaje de justicia social que diferencia a ERC de CiU dentro del campo nacionalista. Es decir, ERC es creíble como partido independentista y como partido defensor de la justicia social.

Estos son dos ejemplos recientes del mensaje ERC y que tanto está calando en la sociedad catalana:


Vídeo elecciones catalanas 2012



Campaña en junio de 2013, "¿Cómo te imaginas la república catalana?"




Independencia y justicia social son el eje del mensaje de ERC y probablemente la causa de su actual auge político. La diferencia con otros partidos que también presentan estos mensajes es que ERC es creíble ante el electorado porque defiende un mensaje que ya lleva repitiendo desde hace muchos años. Esa persistencia en el mensaje le ha permitido a ERC gozar de una percepción de coherencia entre la sociedad catalana de la que carecen las demás fuerzas políticas, cuya credibilidad está muy golpeada por la crisis, como ocurre en el resto del territorio español. 

Es decir, ERC vive ahora un momento dulce después de muchos años de duro y persistente trabajo de comunicación. Falta ahora conocer si ese trabajo acabará por tener éxito definitivamente y conducir al nacimiento de la República Catalana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.